jueves, septiembre 15, 2005

Sin título

Por Paula Peyseré


Una vez, de tanto poncho durante el día de setiembre
Sara decidió justo y necesario pegarse una ducha,
abandonar la tranquera o el escritorio,
dejarse influir una siesta.
La Señora Mercedes
hacía un té, porque la Alcira no estaba,
hacía de dueña con un té y con su amigo el cura párroco
quien se refería a la eficacia del diablo sobre los úteros
como si recordara anécdotas de cabras,
con sorna de la muchachada que da rienda suelta al buitre,
a la patata y al amor de ingle
en una rivera, en un descuido atrás de algún yuyo,
después de alguna misa, los típicos cojederos.
El cura
–si de él hubiera dependido la administración de justicia-
quería aplicar el método de la cruz de cristo por excelencia,
no había digerido la hermosura de perdonar o entender o apoyar
al sexo adolescente, a la libertad del vientre,
a la liebre que corre.
La señora Mercedes le servía más y más cucharadas
con la esperanza, pobre en su aristocracia,
del calor de dar amistad, una desmesura,
un pico de glucosa.
El padre, en su salsa, retribuía la invitación con autoridad de monólogo y abuso:
arrebatado, predicaba subido a la mesa ratona
con sudor de ritmo y dedo erecto.
Mientras, Sara retozaba su estado de metáfora
-una irreverente preñez del Verso
exagerada por solemne y hermosa-
y en lugar de estirar la pata, una horita aunque sea para aliviar el peso de la criatura,
tenía que torturarse el oído con los gritos hósticos y comulgados
del padre venido a menos en su papelón.
Se levanta Sara
como quien recibe una llamada del destino, del sistema,
medio zombie aunque dentro de sus cabales narrativos
y con mano firme de macho madre decide
-por la apertura angosta del placard- armarse de su Charlesville
sistema de chispa, modelo 1898
(la previsión de la catástrofe no está en juego cuando de hijos se trata
y la travesía del mito le llega
tarde
que es como mejor se aprovechan los francos laborales o estéticos).
Una tacita tiembla
y la mesa cruje desde minutos antes bajo el peso del gordo en su sotana.
La señora Mercedes toma carta en el asunto
porque sabe del vilo histriónico pero honesto que es el sueño ligero y frágil de Sara
-tampoco para decir narcolepsia, pero sí Leve disrupción-
y le sugiere al padre que se baje,
que se baje del volumen de su voz y del mueble.
El hombre tumultuoso se rasca la barbilla
sorprendido de que una dama cuestione su porte
pero -¡orgullo negro, cruel !- Sara Gallardo ya entró
como yegua sudada en Palermo, y mejor, en el monte;
ya entró y apunta con fuerza de Santa Bárbara en su rayo,
mastica entre dientes un proverbio de campo
acerca de la sabiduría para las cosechas o los modales en el trabajo, y fuego.
Fuego contra el rosario del cura
que pierde la voz y el pecho en sangre,
un protagonismo en Enero.



Paula Peyseré nació en Buenos Aires en 1981, publicó La Racha y Llorona en Guacha Editora.
Administra Oficina.

13 Comments:

Blogger Jimena said...

qué preciosísimo.

5:58 p. m.  
Anonymous Ventanilla 1 said...

Gracias de nuevo, Paula.

Ja!

Es bonita.

6:40 p. m.  
Blogger paula said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

6:44 p. m.  
Blogger paula said...

ah! vaya la caballerosidad de barrio en remises

9:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

esta muchacha ¿es un avión?

e.m.q.t.h.l.v
*

9:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

por casualidad fuiste al francisco de vitoria (escuela primaria)

1:48 a. m.  
Blogger niñacriolla said...

Preciosísimo poema!! me encantó. No suelo encontrar fácilmente poesía que me llegue posta-
Felicítote.

9:17 p. m.  
Blogger ine said...

cerveza, la roncha y éste, me encantan, están bárbaros.

7:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. mp3 player mac usb Mdr nc6 noise canceling headphones Installing a harddrive in g4 Hair loss tours Voip call shop Hair loss nutrition uk Vitamin c arsenic Socket 491 barcode scanner Phone number look-up antidepressant drug effects work Tranny dick licking

3:33 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Very cool design! Useful information. Go on!

3:13 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

"Organic Mulch) (University of Illinois at Urbana-Champaign, NRES-19-97). Cypress mulch has organic compounds that are allelopathic. In this same respect, mulch aids in the prevention of soil splashing onto plants.

Also visit my page - mulching

11:36 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nanokeratin locks onto the hair, forming a fine,
smooth coat of keratin. My hair doesn't always look good when I'm going to
attend openings and red carpet events. Generally, these products
are more expensive than their watered-down counterparts, but you can find a few affordable pure silicone hair products (see below).

2:25 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

It is widespread thing to encounter some sorts of illnesses within our
life, but the factor is it really is uncommon to meet the proper
treatment as soon as. Unlike many other medical facilities, the Fayette Chiropractic Center offers walk-in therapy.
The most common injury experienced by accident victims is whiplash.
The fourth chair of the Fine Group is a rotating
chair filled by Jimmy Gaudreau (veteran of The Country
Gentlemen, J. Members of the press and/or other interested parties may obtain more information about this
practice and/or the content of this press release by contacting the
following: Fayette Chiropractic Center Dr.

My page ... monumentalising

5:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home


Trackers